Ana María Vivanco

Posted

06 Septiembre 2008

Siempre pensé que si algún día me casara, no le iba a dar mucha importancia al vestido… pero cuando Gianni me pidió matrimonio, y vi el vestido que me gustaba, cambió drásticamente mi visión. Si alguna vez me iba a dar el gusto del vestido de mis sueños, sería en mi matrimonio. Nunca me imaginé con el típico “blanco y radiante va la novia”, no es mi estilo, y creo que al principio hasta Jeanette pensó que me arrepentiría de haber encargado un vestido rojo, cuando llegó y me lo probé, lo amé (casi tanto como al novio).
Gracias Jeanette por darme en el gusto con mi vestido, me sentí una princesa y fuiste amorosa y atenta.